martes, 24 de febrero de 2009

Paris...

Llenas de vida las orillas y las miradas vacías, tengo secos los labios aunque la sonrisa eterna, la vista nublada la humedad, el beso. Convertirme en nadie para aprender a vivirte, saberme humano para aprender a quererte, mientras pasa por ejemplo el tiempo que camina con las manos en los bolsillos, mira al suelo y se pierde entre la gente, mientras me creo ajeno a lo que escondes dentro mientras me empeño en recorrer tu piel de hormigón y asfalto mientras te dan vida las historias de todo el que te vive, mientras las luces iluminan lo que alguna vez trataste de esconder…

cuantas huellas se han dejado por las calles de París…

2 comentarios:

bego dijo...

bonita imagen, y mejores palabras... quien pisara sus calles :)

El Rincón de Nuke dijo...

......y cuantas huellas habrá dejado Paris en todos los que alguna vez pudieron pisar sus calles.....

Como me gusta venir a leerte.....

Besos y cuidate.