sábado, 28 de marzo de 2009

mira

Abre los ojos, esos que sabes que tienes y mira… pero mira bien… atento. Deja de dudar de la sinceridad de los espejos, deja de desconfiar del aire y de los cristales, que son tus ojos los que engañan cuando dudas al mirar, mira a tu alrededor y siente, que también hay colores en la noche y en la lluvia, que siempre fueron más vivas la luz de unos ojos que cualquier bombilla… No desconfíes del mundo, aprende a mirarlo como se muestra, lo demás es inventado.

2 comentarios:

ROSALIANM dijo...

Desbordas imaginación y tu relato huele a literatura bien hecha.
Un abrazo

Microalgo dijo...

Haré lo posible, Migue.